Imágen perteneciente a la película Inside Out (Del revés) de Disney Pixar®

La IRA es una emoción humana normal y saludable.

Nos señala cuáles son nuestras necesidades y deseos. La ira se activa cuando nos sentimos atacados o heridos, por lo que nos prepara para lucha, para marcar un límite, es una emoción con mucho poder.

Sin embargo, si no se maneja adecuadamente, LA IRA tiene el potencial de ser destructiva, puede ser debilitante, nublar el juicio de una persona y disminuir su calidad de vida, deteriorando las relaciones, así como la salud.
Psicólogo en Alicante que te ayuda a saber manejarla y utilizarla en tu favor, para tu salud mental y la de quien te rodea.

Principales problemas y soluciones con terapia para la ira:

TRASTORNO EXPLOSIVO INTERMITENTE
El trastorno explosivo intermitente es un trastorno del control de impulsos en que la persona que lo padece sufre de episodios repetidos de comportamiento impulsivo, agresivo y violento o explosiones verbales enojadas en las que el afectado reacciona bruscamente y de manera desproporcionada a la situación.

Las conductas agresivas, el abuso doméstico, tirar o romper objetos, o bien otros signos de pataletas pueden ser síntomas de trastorno explosivo intermitente.

Un pequeño incidente puede desencadenar este episodio de agresividad desmedida, pasando después a un estado de ánimo deprimido y de culpa o de cansancio o alivio.

Entre explosiones explosivas, la persona puede estar irritable, impulsiva, agresiva o enojada.

Uno de los costes más frecuentes es el daño que causa a las relaciones personales, y precisamente a las relaciones que tienen más valor para la persona como son la familia, la pareja y los amigos.

Te ofrecemos la consulta de un psicólogo en Alicante experto en este tipo de trastornos para combatir la ira.

ENFADO CRÓNICO
El enfado crónico es un estado de ira permanente que se aplaca y se agrava según las circunstancias pero que siempre está ahí. Son personas que nos hacen pensar que su forma de ser es estar enfadados ya sea con los demás o con uno mismo.

Estas personas tienen muchas dificultades en sus relaciones sociales porque pasan la mayor parte del tiempo enfadadas y descargan su energía negativa y su mal humor con los demás.

Si la persona vive enfadada consigo misma de manera crónica, experimenta una lucha interior constante que produce un gran desgaste personal.

Son estados en los que las emociones y los pensamientos negativos nos tienen completamente controlados.

En ocasiones, la ira crónica se debe a desencadenantes externos que han provocado que acaben siendo de esa manera.

Deja de considerarte víctima de las circunstancias para pasar a ser dueño de sus actos.

Sin embargo, hay personas que debido a un aprendizaje erróneo la única expresión emocional que se permiten expresar es la ira. El hecho de sólo permitirnos expresar la emoción de ira provoca un desequilibrio, ya que al no poder expresar la emoción genuina (tristeza o miedo), esta se va acumulando y por más que expresemos rabia, nunca desaparece el malestar, convirtiéndose en un enfado crónico.

En este caso el enfado crónico está relacionado con la creencia errónea que asocia mostrar tristeza o miedo con debilidad ante los demás o ante uno mismo, mientras que mostrar ira se asocia a un sentimiento de fortaleza.

Se trata de recuperar el poder personal mediante la expresión de todas las emociones de una manera equilibrada.

Psicóloga en Alicante especializada en el manejo adecuado de la ira y utilización adaptativa, un paso importante en la terapia de las personas con una carga de enfado excesivo o que brilla por su ausencia.

DA UN PASO PARA QUE TU IRA SE CONVIERTA EN TU ALIADA